SUDAFRICA
Discurso del presidente Cyril Ramaphosa con motivo de las celebraciones del Día Nacional de la Libertad

<h5><strong>SUDAFRICA</strong></h5>Discurso del presidente Cyril Ramaphosa con motivo de las celebraciones del Día Nacional de la Libertad

Estadio MikiYili, Makhanda, 27 de abril de 2019


Ministro de Arte y Cultura, Sr. NathiMthethwa,
Ministros y Viceministros,
Primer Ministro de Eastern Cape, Sr. PhumuloMasualle,
Alcaldesa ejecutiva de la municipalidad del distrito de Sarah Baartman, Sra. KhunjuzwaKekana,
MECs y miembros de la Legislatura Provincial,
Sus majestades, líderes tradicionales,
Representantes de diversas formaciones políticas,
Representantes de la sociedad civil,
Miembros de los medios de comunicación,


Compañeros sudafricanos,


Estamos reunidos aquí para celebrar el día en que obtuvimos nuestra libertad.


Nos reunimos aquí en el Cabo Oriental, en la tierra de los héroes y leyendas, para recordar las batallas que se lucharon, los reveses sufridos y las grandes victorias logradas a lo largo de nuestra marcha hacia la democracia.


Fue aquí, en esta tierra, que las llamadas Guerras de la Frontera con los colonos europeos se libraron en el siglo XIX por un pueblo determinado a permanecer independiente y libre en la tierra de sus antepasados.


Fue aquí, hace 200 años, que tuvo lugar una poderosa rebelión contra la ocupación británica en la batalla de Grahamstown.


Y así comenzaré por rendir homenaje a nuestros antepasados que una vez vivieron en esta tierra, cuyos espíritus inconquistables aún habitan entre nosotros.


Si no hubiera sido por su coraje, su firmeza y sus actos de valor, no seríamos las personas libres que somos hoy.


Hemos heredado esta libertad de “iqhawe”MakhandakaNxele, el guerrero, sangoma y profeta que dirigió el ataque a la guarnición británica en Egazini en la batalla de Grahamstown.


Hemos heredado esta libertad de “iqhawe”Mangaliso Robert Sobukwe, hijo de esta provincia, quien fundó el Congreso Panafricano para promover la autodeterminación de la mayoría del país basada en el principio del nacionalismo africano.


Hemos heredado esta libertad de “iqhawekazi” Sarah Baartman, quien está enterrada en la ciudad de Hankey, no lejos de aquí.


Era hija de esta tierra, llevada a Europa y humillada para satisfacer la curiosidad y la crueldad de los demás.


Hemos heredado esta libertad de “iqhawe”Bantu Steven Biko, el joven activista de King William Town, cuyas ideas sobre la conciencia negra continúan influyendo generaciones mucho después de su fallecimiento.


También hemos heredado esta libertad de NomzamoWinnieMadikizela-Mandela, de Albertina Sisulu, de Oliver Reginald Tambo, de Walter Sisulu, de Chris Hani, de Charlotte Maxeke, de todos los héroes de Eastern Cape y más allá, que no escatimaron esfuerzos para lograr nuestra libertad.


Hemos heredado esta libertad de Nelson Rolihlahla Mandela, quien llevó a nuestro pueblo a la democracia y se convirtió en nuestro primer presidente democráticamente elegido de Sudáfrica.


Es su legado lo que inspiró a muchos de nuestros pueblos a continuar la lucha.


Rendimos homenaje a los estudiantes decididos aquí en Makhanda que lideraron un movimiento para abrir nuestras universidades a todos los sudafricanos, especialmente a los pobres.


Fue aquí también donde los estudiantes lideraron las protestas contra el flagelo de la violencia de género en nuestros campus y en nuestras comunidades.
Saludamos a todos estos héroes y heroínas que han abandonado esta vida y a los que aún están entre nosotros.

 

Compañeros sudafricanos,


En este día, hace 25 años, fundamos un nuevo país definido por los principios de igualdad, unidad, no racismo y no sexismo.


A pesar del paso del tiempo, es un día que recordamos vívidamente: la emoción de ver a casi 20 millones de sudafricanos de todas las razas esperando pacientemente en los centros de votación de todo el país para emitir sus votos.


Para aquellos de cierta edad, recordamos el momento en que colocamos una cruz en una papel de votación por primera vez en nuestras vidas.


Recuerdo haber votado en la mina de oro Kloof en Westonaria entre los trabajadores mineros que construyeron la riqueza del país, pero nunca antes se les había otorgado el derecho más básico de ciudadanía.


En este Día de la Libertad, al celebrar este gran logro humano, debemos reflexionar sobre lo lejos que hemos viajado durante el último cuarto de siglo.


Debemos reflexionar sobre el progreso que hemos logrado para corregir los errores del pasado, al llevar el desarrollo a las comunidades donde antes solo había negligencia, al restaurar la dignidad humana donde antes solo había desprecio.


Bajo el dominio colonial y del apartheid, los sudafricanos negros fueron reducidos a la servidumbre en la tierra de sus antepasados.


No tenían, como nos lo recuerdan los “AfricanClaims”, libertad de movimiento, libertad de elección de empleo, derecho de elección de residencia y, con algunas excepciones, derecho a comprar tierras en ningún lugar, de nadie.


Por el contrario, los sudafricanos blancos obtuvieron los beneficios de la plena ciudadanía, disfrutando de oportunidades educativas, atención médica y servicios básicos y empleo protegido a través de la reserva de empleo.


Tener acceso a tierras, propiedades y otros activos les permitió acumular los medios materiales para sostenerse a sí mismos y permitirles a ellos y a sus hijos llevar vidas de calidad.


Al negárseles a recibir una educación digna, se les impidió buscar empleo en todas las ocupaciones, salvo unas pocas, en ciudades superpobladas y bantustanes, al tener cada movimiento controlado y sus comunidades aterrorizadas, su salud atrofiada por la enfermedad y la desnutrición, los sudafricanos negros estaban destinados a una vida de miseria.


La gran tragedia del apartheid fue que colocó con gran deliberación a sudafricanos de diferentes razas en extremos opuestos de la escala del esfuerzo humano y el desarrollo.
Más que eso, la gran tragedia del apartheid fueron las profundas divisiones que sembró entre nosotros.


Llegamos a tratar a los de una raza, religión, origen social, región y tribu diferentes con miedo, desconfianza y sospecha.


La segregación fue brutalmente forzada, a través de las colinas y los valles, en las ciudades y pueblos, en los parques y en las playas, en las fábricas y oficinas, en los buses y trenes.


Las relaciones entre hombres y mujeres de distintos colores de piel estaban prohibidas por la ley.


A los niños negros se les negó la oportunidad de aprender y jugar con niños blancos.


Tal fue la brutalidad de nuestra historia, que muchos se preguntaron si alguna vez curaríamos las cicatrices del pasado.


En su poema "Mar y arena", Don Mattera ofreció la siguiente oración:

“Bendice a los niños de Sudáfrica
 Los niños blancos
 Y los niños negros
 Pero más los niños negros.
 Quienes perdieron el mar y la arena.
 Que no pierdan el amor.
 Por los niños blancos
 Cuyos padres violaron la tierra
 
Compañeros sudafricanos,


En este Día de la Libertad, tenemos mucho que celebrar.


El más destacado entre nuestros logros ha sido la promoción de nuestra nacionalidad en una Sudáfrica unida, no racial, no sexista y democrática.


Nuestra nueva nacionalidad se manifiesta de muchas maneras. Hoy los niños de nuestra tierra, blancos y negros, pueden aprender en las mismas escuelas y estudiar en las mismas universidades y colegios.


Cuando llegó la democracia, no nos hundimos en el abismo de la venganza y la retribución.


Este lugar en el que nos encontramos fue el lugar de batalla entre una potencia ocupante y un pueblo desafiante.


Hoy es un lugar donde sus descendientes, tanto blancos como negros, caminan libres de la tiranía. Donde la mayoría de este país alguna vez vivió con subyugación, hoy todos los sudafricanos disfrutan de los mismos derechos ante la ley. Nuestra Constitución es el pilar principal de nuestra democracia. Es la salvaguardia de nuestra independencia y la expresión de nuestro compromiso con los derechos humanos.


Es el trabajo de las luchas de las masas y encarna las aspiraciones de millones de sudafricanos que tuvieron un papel en su elaboración. Es lo que nos une. Es el faro de las aspiraciones de nuestro pueblo y su escudo.


La Constitución es un símbolo perdurable de nuestro compromiso de curar las fisuras que una vez nos dividieron y de dejar de lado la amargura del pasado para construir un futuro común.


A pesar del progreso que hemos logrado, todavía nos enfrentamos a intentos siniestros de socavar la unidad de nuestra nación a través de actos de racismo, a través de ataques a extranjeros y en la exhibición abierta de la antigua bandera sudafricana.


Por respeto a nuestra Constitución, y en defensa de nuestra libertad, rechazamos el racismo, rechazamos la promesa de lealtad a un pasado racista y sus símbolos, rechazamos los ataques contra aquellos que han buscado refugio en nuestro país, y rechazamos la violencia, insurrección y desprecio por el imperio de la ley.


Los sacrificios de nuestros antepasados fueron demasiado grandes, y el precio que pagaron demasiado alto para que nosotros veamos cómo la intolerancia disminuye nuestras ganancias.


Aunque hemos logrado mucho en los últimos 25 años, todavía tenemos mucho más por recorrer.


Nuestra nación solo puede estar verdaderamente unida cuando todos los sudafricanos tengan una experiencia compartida de vidas de comodidad y seguridad.


El nuestro sigue siendo un país profundamente desigual.


Hay grandes divisiones entre ricos y pobres, entre lo urbano y lo rural, entre hombres y mujeres, entre quienes tienen empleo y quienes están desempleados, entre quienes poseen tierras y quienes fueron privados de ellas.


En los últimos 25 años, se ha logrado un progreso considerable en la mejora de las condiciones materiales de nuestra gente.


Trabajando juntos, hemos construido viviendas para millones de sudafricanos, hemos proporcionado agua, saneamiento y electricidad a los hogares pobres de todo el país.

Desde los oscuros días de la educación bantú, hemos ampliado dramáticamente el acceso a la educación, desde el desarrollo de la primera infancia hasta la escuela, la universidad y la universidad.


Más de 9 millones de estudiantes asisten a escuelas sin costo, con una cantidad igual provista de una comida en la escuela.


Siete de cada diez sudafricanos hacen uso de la red de atención primaria de salud, clínicas y hospitales del país, ya sea totalmente gratis o por una tarifa mínima.
Más de 17 millones de subsidios sociales se pagan a los sudafricanos pobres y vulnerables cada mes.


A través de nuestros programas de empleo público, hemos proporcionado un ingreso básico y experiencia laboral y oportunidades de capacitación para muchos de los desempleados.


En los últimos 25 años, la economía se ha duplicado en tamaño y el número de personas empleadas ha aumentado en 8 millones.


Y, sin embargo, a pesar de estos logros notables, mucha de nuestra gente aún vive en la pobreza, demasiada gente desempleada, demasiada gente sin hogar, demasiada gente no tiene las necesidades básicas de la vida.


Al celebrar los 25 años de democracia, debemos centrar toda nuestra atención y nuestros esfuerzos en asegurar que todos los sudafricanos puedan experimentar igualmente los beneficios económicos y sociales de la libertad.


No podemos ser una nación de personas libres cuando muchos todavía viven en la pobreza.


No podemos ser una nación de personas libres cuando tantas personas viven sin alimentos suficientes, sin un refugio adecuado, sin acceso a una atención médica de calidad, sin medios para ganarse la vida.


No podemos ser una nación de personas libres cuando los residentes de lugares como Makhanda tienen que pasar tanto tiempo sin suministro confiable de agua limpia.
No podemos ser una nación de personas libres cuando los fondos destinados a los pobres se desperdician, se pierden o son robados.


Y así entramos en los próximos 25 años de libertad con una determinación renovada de realizar para todos los sudafricanos la promesa del avance democrático de 1994.
Entramos en una nueva fase en la vida de nuestra nación, decidida a construir una economía que sirva a todos, a crear los empleos que nuestra gente necesita, a desarrollar las habilidades y los talentos que exige el futuro y a construir comunidades estables, seguras y prósperas.


Lo hacemos alentados por los logros de los primeros 25 años de democracia e inspirados por las luchas que nuestra gente ha librado durante generaciones.


Once días a partir de ahora, el 8 de mayo, millones de sudafricanos volverán a ejercer su derecho al voto, tan difícil de ganar.


Como aquellos que acudieron a las urnas por primera vez en 1994, tendrán en sus manos el destino de nuestra nación.


Afirmarán, como mujeres y hombres libres, el principio fundamental de que ningún gobierno puede reclamar con justicia la autoridad a menos que se base en la voluntad de todas las personas.


Afirmarán que, como ciudadanos, todos tenemos la responsabilidad de interesarnos y desempeñar un papel en el mejoramiento de nosotros mismos y de nuestras comunidades, ya sea como padres activos en los órganos de gobierno de nuestras escuelas, en los foros de policía comunitaria, en las campañas contra males sociales como el abuso de sustancias y la violencia de género, o para mantener nuestras calles, pueblos y ciudades limpios.


Depende de cada uno de nosotros desempeñar nuestro papel para mejorar a Sudáfrica.


Como mejores hermanos, hermanas, esposos, esposas, hijos, compañeros de clase, compañeros de trabajo, vecinos y ciudadanos.


En este Día de la Libertad, propongámonos, por lo tanto, trabajar para enfrentar juntos nuestros desafíos.


Unidos por una causa común, luchamos juntos contra el apartheid y triunfamos.


Juntos podemos superar los desafíos del presente.


Independientemente de la raza, credo, discapacidad, orientación sexual, religión o posición social, compartimos como fuente de orgullo el nombre de "Sudáfrica".
Pertenece a todos y a cada uno de nosotros, y lo usamos con honor.


Unidos por nuestro amor por la libertad y nuestro compromiso de hacer que nuestra gran nación progrese y prospere, avancemos juntos hacia el logro de una Sudáfrica más fuerte, más compasiva, más unida y armoniosa.
  
Les agradezco.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *